Los últimos días del imperio celeste

China, 1900. Aunque la Dinastía Qing ha fomentado durante años la errónea convicción de su superioridad frente a los «bárbaros» venidos de fuera la realidad es que la debilidad del Imperio es cada día mas evidente. Las guerras libradas contra las potencias extranjeras, tanto occidentales como Japón, les han obligado a firmar tratados en condiciones muy desfavorables, sometidos a fuertes indemnizaciones y concesiones comerciales, que han llevado al país a una importante crisis económica y a la pérdida de extensos territorios como Corea o Hong Kong.

La situación actual no solo ha propiciado la desconfianza de la población hacia sus gobernantes sino un creciente rechazo a todo lo extranjero sustentado en la pérdida de identidad nacional socabada por las cada vez mas frecuentes injerencias que deben permitir. 

El mar de los hombres libres

Leyendo El mar de los hombres libres nos topamos con un texto donde las aventuras predominan en mayor medida que en las dos anteriores obras del autor, La herencia de la tierra y El sueño de la ciudad, manteniendo virtudes como la buena caracterización tanto de los personajes como del escenario histórico en el que se desarrolla.

Nos encontramos en la absolutista Francia de finales del siglo XVIII donde la pobreza y las desigualdades sociales se palpan con facilidad en un país fuertemente dependiente de una tierra trabajada con arcaicas técnicas de cultivo y donde una mala cosecha bastaba para que la escasez campase a sus anchas. Pronto acaecerá la toma de La Bastilla, el simbólico punto de partida de una Revolución con la que los franceses tratarán de encaminarse hacia un profundo cambio.

Los surcos del azar

«Para qué llamar caminos 
a los surcos del azar»
 Antonio Machado

Hace mucho que disfruto de otras lecturas pero no he olvidado los buenos ratos que pasaba de crío con los tebeos de Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, el Capitán Trueno y tantos otros. Recuerdo con especial cariño los Gente Menuda, antiguo suplemento del diario ABC, que mi tía me traía los veranos o las aventuras de Tintín o de Astérix que descubrí en el colegio pero aunque la obra que hoy trataré de valorar me ha hecho rememorar estos tiempos por su similar apariencia donde le dibujo es protagonista, no es un tebeo como los nombrados anteriormente sino un libro poseedor de una temática de mayor calado, novela gráfica dicen, acerca de un momento histórico del que debemos aprender.

El escalón 33

Silvia Rubio es una joven apasionada por los libros y las antigüedades que trabaja como restauradora en la Biblioteca Nacional de Madrid. Una noche, revisando un antiguo libro recién adquirido por ella en internet, descubre en la cubierta un enigmático manuscrito donde unos acertijos que parecen hacer referencia a castillos vienen acompañados de unos extraños símbolos.

En su búsqueda por conocer el significado del manuscrito, Silvia conocerá a un experto en historia medieval y especialista en castillos llamado Alex Aperte. Juntos tratarán de descubrir el enigma que esconde mientras sufren tanto el acoso de la policía que busca a un compañero de trabajo de Silvia, al que ella pidió ayuda en primera instancia y que se encuentra desaparecido; como la persecución de oscuros personajes que desean hacerse con el valioso pergamino. ¿Serán capaces Alex y Silvia de mantener en su poder el vetusto documento y descubrir los secretos que oculta?.  

La hermandad de la nieve

Alcanzada la vejez y viendo cercano el final de sus días, Álvaro de la Santísima Trinidad de Bayos pone en negro sobre blanco la historia de su familia y de quienes junto a ellos se dedicaron, durante mas de un siglo, a acarrear la nieve de las cumbres del Mulay Hassán y venderla en la ciudad de Granada.

Para ello comenzamos retrocediendo hasta 1482. Álvaro de Bayos, abuelo del narrador, llega al reino de Granada con las tropas que caminan bajo las enseñas de los Católicos Reyes. La conquista de la ultima ciudad musulmana de Europa acabaría siendo, diez años después, una rendición que muchos tomaron como el mejor de los regalos pero que con el tiempo quizás fuese el germen de la futura lucha de un pueblo que no tenía porque considerarse derrotado.

Las leyes de la frontera

La «oscura, solitaria y cochambrosa» Gerona de finales de los setenta no pasaba de ser un «poblachón oscuro y clerical acosado por el campo» y rodeado por un cinturón de barrios donde los charnegos, los emigrantes llegados a Cataluña desde el resto de España, convivían con todo tipo de escoria. Franco había muerto tres años antes pero seguíamos gobernados por atrasadas leyes franquistas en un país donde nada parecía poder cambiar.

Para radiografiar aquella sociedad que vio nacer en los suburbios de las ciudades a multitud de grupos de chavales desarraigados que no lograron escapar de un negro futuro de marginalidad, drogadicción y delincuencia, Javier Cercas concibe a un adolescente de clase media que en el verano del 78 conocerá por casualidad al Zarco y a Tere , dos jóvenes gamberros.