Caminarás con el Sol


Gonzalo Guerrero es un joven soldado español que nace en el seno de una familia humilde en 1485. Tras comprobar la languidez otorgada a su padre por los últimos años de la Reconquista y participar, ya en su juventud, en las guerras de Nápoles decide embarcarse hacia el Nuevo Mundo para conseguir honra y fortuna.

Un día, el barco en el que viaja rumbo a La Española naufraga al sur de Jamaica y se ven empujados hacia una tierra desconocida. Capturados por un grupo de guerreros mayas, los más fuertes serán sacrificados a los dioses mientras el resto dan gracias a Dios por su esclavitud.

«¡Cuántas veces se les olvidaba hasta dar de comer a los indios porque resultaba más barato reponer a los muertos que alimentar a los vivos!»
 
Gonzalo, el ultimo superviviente, se va haciendo a la vida en la aldea, consigue su libertad y se gana el respeto del pueblo maya, un pueblo en el que volvió a nacer y al que defenderá hasta el final en su lucha por preservar su cultura del cruel destino que le espera.

«Los indios llegaron a temer ir al cielo por encontrarse allí con cristianos tan devotos»

La novela, narrada en primera persona, con una prosa directa e inspirada en un personaje real, nos describe con detalle las costumbres y creencias de la civilización maya envolviendo el relato con una magnífica ambientación.

Alfonso Mateo-Sagasta recibiendo el III Premio Caja Granada de Novela Histórica
Para terminar debo decir que es un libro recomendable que bajo mi punto de vista posee dos peros. Primero, la vida conocida de Gonzalo Guerrero podía ser la semilla de una novela tan excepcional que, a mi modo de entender, le falta algo de alma al texto. Y segundo, creo que ante el gran número de términos indígenas (holcanes, huipiles, batab, sacbé...), unos explicados y otros no, se echa en falta un glosario que los aglutine, cosa bastante frecuente.

Ficha Técnica
Autor: Alfonso Mateo-Sagasta
Edición: Grijalbo (Random House Mondadori), 2011
ISBN: 978-84-253-4678-1
Páginas: 288


+ Información: Entrevista con el autor en Lecturofilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario