Riña de Gatos

Todavía creía en galardones literarios cuando llegó hasta mí, gracias al lugar preferencial que conceden éstos en las librerías, el flamante Premio Planeta de 2010: Riña de Gatos. Hoy en día es uno de los pocos libros que considero como una mala adquisición por su relación calidad precio.

El critico de arte Anthony Whitelands llega a Madrid en la primavera de 1936 donde deberá autentificar un desconocido cuadro cuyo valor económico puede resultar determinante para favorecer un cambio político crucial en la Historia de España.

Este el comienzo de una novela capaz de entretener a los lectores menos exigentes gracias a su estilo thriller, al característico humor literario de Eduardo Mendoza y a los numerosos personajes que salpican el relato (algunos importantes en ese momento como José Antonio Primo de Rivera o Alcalá Zamora), pero a su vez carente de estructura y poseedor de un final precipitado que le quitan valor al texto y por extensión a un Premio Planeta a la deriva.

Eduardo Mendoza recibiendo el Premio Planeta 2010

Un pasaje del libro
«El republicano señaló al cura con el pulgar y dijo:
- Aquí, sin ir más lejos, tiene usted un ejemplo de lo que le venía diciendo. Hasta hace cuatro días, éstos hacían y deshacían a su antojo. Hoy viven de prestado y a la que se desmanden los corremos a boinazos. ¿O no es así, padre?

El cura cruzó las manos sobre el regazo y miró de hito en hito al viajero
- Ríe mejor el que ríe el último - Respondió sin amedrentarse.

- Mire, padre, la gente no quema iglesias y conventos sin ton ni son. Nunca han quemado una taberna, un hospital ni una plaza de toros. Si en el toda España el pueblo elige quemar iglesias, con lo que cuesta de prender, por algo será.» 

Ficha Técnica
Autor: Eduardo Mendoza
Edición: Planeta, 2010
ISBN: 978-64-08-09725-9
Páginas: 427


+ Información: Leer el primer capítulo

1 comentario:

  1. Pues a mí me ha gustado bastante, lo tengo entre mis próximas reseñas pendientes, quizás porque de paso he aprendido más sobre Velázquez, mi pintor favorito.

    ResponderEliminar