El Palestino

«Yo no soy policía, ni espía, ni tampoco guerrillero o un miliciano. No distingo entre violencia «legítima», que se inflige bajo la bandera de un gobierno legal, y la violencia «ilegítima» de grupos insurgentes. Todas las bombas matan y mutilan igual. No creo en la violencia como argumento, ni en la paz a través de las armas. No creo en la razón de la fuerza, sino en la fuerza de la razón.»  
(Pág. 269)

Después de destapar las actividades del movimiento neonazi español en Diario de un Skin y de adentrarse en las mafias de la prostitución en El año que trafiqué con mujeres el famoso periodista Antonio Salas vuelve a sorprenderme gratamente con su nuevo libro: El Palestino.

En esta ocasión, Muhammad Abdallah, un musulmán nacido en Venezuela con raíces palestinas, será su identidad ficticia a partir de la que irá construyendo un personaje que le permitirá acercarse a diversas organizaciones terroristas como Hizbullah o las FARC. Para ello tendrá que empezar por estudiar árabe y convertirse al Islam para ir adquiriendo un modo vida distinto al suyo que le ayude a no ser descubierto a las primeras de cambio, llegando incluso a circuncidarse.

Con su personaje de muyahid a cuestas, Antonio Salas se encontrará en su recorrido con algunos de los más conocidos terroristas internacionales. Logrará entrevistar a lideres de la resistencia palestina como Aiman Abu Aita o Leyla Khaled, destacados tupamaros como el Chino Carías; a Teodoro Darnott, fundador de Hizbullah-Venezuela o al comandante Eduardo Rózsa hasta convertirse en mano derecha de Ilich Ramírez Sánchez mas conocido como Carlos «el Chacal».

Grabación de un comunicado del MRTA venezolano tras la muerte de Raúl Reyes con Antonio Salas de pie, a la izquierda de la fotografía. Fuente: www.antoniosalas.org
Puede que algún lector piense tras leer este libro que el autor apenas disparó un fusil pero en ello está el merito de llegar hasta estas redes terroristas en las que la violencia es el camino sin cometer un solo hecho punible. «Mis armas son mis reportajes; mis bombas, las palabras; mis balas, las letras, de un calibre tan potente que pueden atravesar cualquier blindaje. Mi fusil es una cámara de vídeo; mi pistola, un teclado de ordenador», ese es su único arsenal.

La gran acumulación de datos que contienen las más de novecientas páginas de El Palestino hacen que el relato pierda una agilidad que Antonio Salas trata de paliar. Se agradece la inclusión de proverbios árabes que enriquecen el texto. Estos son algunos ejemplos:

«Mientras vivamos en la ignorancia seremos siempre enemigos.» 
(Pág. 57)

«La crueldad es la fuerza de los cobardes.»
 (Pág. 96)

«Con fuerza de voluntad, incluso un ratón puede comerse un gato.» 
(Pág. 188)

También el humor tiene su hueco al incorporar los cuentos satíricos del gracioso antihéroe Mullah Nasruddin, repletos de verdades incuestionables. Una muestra:

«Mullah Nasruddin cruzaba todos los días las puertas de la ciudad con las alforjas de su asno llenas de paja. La guardia del califa sabía que Nasruddin era un contrabandista, y todas las noches, cuando el Mullah regresaba a su casa, revisaban meticulosamente las alforjas, cernían la paja, cacheaban al sabio..., pero nunca descubrieron el contrabando. Y, mientras, la riqueza de Nasruddin aumentaba. Años después, cuando el jefe de la guardia aduanera se retiró, acudió al enriquecido sabio para preguntarle: Oh, Mullah. sabemos que te has hecho rico gracias al contrabando. Pero nosotros registrábamos tus ropas, las alforjas, tu bolsa, y nunca encontramos la mercancía... ¿Ahora puedes decirme qué era lo que pasabas de contrabando? Y el sabio respondió: Asnos.»
(Pág. 520)

A lo largo de esta infiltración, Salas seguirá las huellas del terrorismo internacional por España, Palestina, Israel, Marruecos, Líbano, Suecia... hasta consumar una meritoria y útil muestra de lo que debe representar el periodismo de investigación, desmontando muchas de las informaciones que damos por ciertas.

Historia de un infiltrado - El Palestino - youtube.com

El autor
Antonio Salas es el seudónimo de un conocido periodista de investigación que debe mantener su identidad en el anonimato por razones obvias. Desde que pusiera en marcha su actividad investigadora hace aproximadamente una década, ha recibido amenazas de muerte por desvelar algunos de los secretos mejor guardados y más comprometidos de los grupos criminales en los que ha conseguido infiltrarse.

Ficha Técnica
Edición: Colección Booket (Planeta), 2011.
ISBN: 978-84-8460-932-2
Páginas: 906

+ Información: www.antoniosalas.org

2 comentarios:

  1. Tengo ganas de leer este libro, del autor leí Diario de un skin y me gustó bastante así que no me importaría repetir y el libro tiene una temática interesante
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Tatty: Lo mejor es leerlo poquito a poco porque puede que uno llegue a saturarse con tanta información. Un saludo.

    ResponderEliminar