Pax Romana

«Se puede cuantificar el numero de hombres que forman un ejército, evaluar su logística y sus víveres, la calidad de su armamento o su capacidad para resistir un asedio. Gracias a ello, también es posible calcular sus posibilidades de victoria o incluso la duración de una guerra. Pero hay algo que los estadistas no pueden calcular ni comprender. Algo intangible, pero descarnadamente real, algo que solo conocen aquellos que han luchado en una guerra tras otra. Se trata del odio.»

Si hay una marco recurrente donde se situe la acción dentro de la novela histórica seguramente no sea otro que el tiempo en que la ciudad de
Roma llegaría a forjar un imperio, a ser el ombligo del mundo. 

En esta ocasión nos encontramos en el año 25 antes de Cristo. Octavio Augusto dirige una guerra encaminada a conquistar a los últimos pueblos no sometidos de Hispania y alcanzar la ansiada Pax Romana. Sin embargo, la firme resistencia de cántabros y astures le obligará a solicitar los refuerzos de la Novena Legión, aquella que pronto se ganará el sobrenombre de Hispana, para tomar a su enemigo por la espalda. 

Tras un apurado desembarco, nuestro protagonista, el ingeniero militar Marco Vitruvio Rufiano, y sus compañeros deberán atravesar el territorio enemigo, enfrentarse al temible líder Corocotta y salir indemnes de una despiadada conjura que se cierne sobre ellos.
 
 Roca Editorial | 2011 |  978-84-9918-357-2 | 604 pp.

Estatua de Corocotta (Santander) - wikipedia
Pero no solo seguiremos las aventuras de Marco como miembro de la Novena sino que a través de otra trama paralela rememoraremos sus años de infancia y juventud recorriendo las estrechas calles de la Suburra, donde bandas de asesinos y ladrones pululan a su antojo, y cómo el hecho de haber ayudado a la joven hija del arquitecto Vitruvio Polión, hoy recordado por su tratado De architectura, cambió su presumible oscuro destino. 

A pesar de poseer un bien hilado argumento me ha costado hacerme con unos personajes en general poco definidos, muchos de ellos con las mismas motivaciones, que no han facilitado que me enganchara a esta novela. Poseedora de un final del que se podría extraer una segunda parte, su lectura se ve a veces torpedeada por las excesivas descripciones, sobre todo referentes al ámbito militar, que pueden aburrir al avezado lector acostumbrado a este tipo de obras.  

Sin duda Yeyo Balbás (Torrelavega, 1972) se habrá recreado en este aspecto movido por el afán de divulgación propio de alguien que durante años ha trabajado como ilustrador, realizador de  documentales y cortometrajes y que actualmente colabora en la revista de historia militar Desperta Ferro y es miembro de El Clan del Cuervo.


Aquel que haya leído obras como, por poner un ejemplo, la trilogía de Escipión escrita por Santiago Posteguillo encontrará en
Pax Romana imperfecciones que la hacen no alcanzar ese nivel pero debemos tener también en consideración que se trata de un autor novel que se estrena en estas lides. Aprovecho la ocasión para recomendar otra novela sobre las guerras cántabras: El último soldurio de Javier Lorenzo.

 + Información:

El escudo de Arquíloco (Blog del autor)
Entrevista con el autor en Ser Historia
Lee el primer capítulo de Pax Romana
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario