Los asesinos del Emperador

Habiéndonos deleitado con la trilogía sobre Publio Cornelio Escipión el Africano ya deberíamos intuir que esta nueva obra de Santiago Posteguillo sigue sin ser una mera biobrafía novelada sino que se trata de otra novela histórica con mayúsculas que en esta ocasión nos introduce en el mundo de Marco Ulpio Trajano.

Comenzamos la lectura conociendo los entresijos de una conjura que planea asesinar a Tito Flavio Domiciano, un paranoico y despiadado emperador que ha llevado a Roma al límite de sus fuerzas. El 18 de septiembre del año 96 d. C. es el día señalado por un reducido grupo de personas para cambiar la Historia y despojarse de las ataduras de quién les ha gobernado hasta entonces.


Tras esta primera parte (Libro I) que concluye en el momento crítico y donde quizás se nos cuenta demasiado, el autor realiza un flashback y nos conduce 33 años antes para que, a lo largo de la novela, vayamos averiguando las verdaderas motivaciones de cada uno de los implicados y como se han visto obligados a tomar parte en una decisión tan drástica.

Planeta | 2011 | 978-84-08-10325-7 | 1200 pp.

Marco Ulpio Trajano
De esta forma iremos conociendo el escenario tan espléndido como convulso que les rodea: una guerra civil, la construcción del Anfiteatro Flavio (coliseo), el auge del cristianismo, el acoso de dacios y catos, la erupción del Vesubio, memorables batallas, ejecuciones sumarísimas... y en medio de la tempestad resiste el austero y sensato Trajano, con el que viviremos sus años de adolescencia y juventud, sus primeras experiencias militares, su lealtad a la dinastía Flavia y, contra todo pronóstico, su ascenso al poder como el primer emperador hispano de la Historia.

«- ¿Y porqué no elige el Senado de Roma a Nigrino o a ti como nuevo emperador?
Trajano dejo de nuevo las tablillas sobre la mesa y miró fijamente a Longino. De pronto echó la cabeza hacia atrás y empezó a reír como hacía meses que no lo hacía. Casi le saltaron las lágrimas.
- Un emperador hispano, (...) ¿un emperador hispano? 
- Volvió a reír un buen rato hasta que, poco a poco, se fue recomponiendo; algo más sereno, negando con la cabeza, se expresó con rotundidad-. No ha nacido aún, Longino, el senador romano lo suficientemente desesperado como para considerar tan siquiera la posibilidad de que un no romano sea emperador de Roma. Antes se matarán entre todos»

Pero Trajano no es el protagonista absoluto de Los asesinos del emperador sino que en el magnífico fresco que concibe el autor conviven varios protagonistas y multitud de secundarios, todos ellos bien construidos y facilmente identificables como buenos o malos.

Según avanzamos con ansia por sus más de mil páginas comprobamos como Santiago Posteguillo no ha perdido la agilidad narrativa de sus anteriores obras, conformando una novela de fastuosas proporciones donde cada pieza encaja a la perfección, sólidamente documentada y que engancha al lector desde el principio hasta el final. 100% recomendable.

Se agradece la esmerada edición donde encontraremos mapas (del Imperio, de Roma y de las batallas más significativas), ilustraciones de los diferentes tipos de gladiadores, listados de emperadores y jefes del pretorio durante el siglo I d. C. y árboles genealógicos de las dinastías Flavia y Ulpio-Aelia además de dos glosarios de términos tanto latinos como dacios y la necesaria pero no tan frecuente nota histórica.




Santiago Posteguillo (Valencia, 1967), es un filólogo y lingüista que en la actualidad imparte clases en la Universidad Jaume I de Castellón. Autor de más de setenta publicaciones académicas que abarcan desde artículos de investigación hasta monografías y diccionarios especializados, está situado en lo más alto de la novela histórica en nuestro país gracias a su trilogía sobre Escipión el Africano: Africanus, el hijo del cónsul (Ediciones B, 2006), Las legiones malditas (Ediciones B, 2008) y La traición de Roma (Ediciones B, 2009). Tras Los asesinos del emperador, con el que comienza una nueva trilogía sobre Trajano, ha escrito el ensayo La noche en que Frankenstein leyó El Quijote (Planeta, 2012).

+ Información:
Web de Los asesinos del emperador
Twitter de Santiago Posteguillo

1 comentario:

  1. Lo tengo casi desde el principio porque Santiago a mi también me eclipso con su escritura pero la verdad es que tengo tan poco tiempo y este libro es tan grueso que me da mucha pereza comenzarlo.

    ResponderEliminar