Sinuhé, el egipcio

«Yo, Sinuhé, hijo de Senmut y de su esposa Kipa, he escrito este libro. No para cantar las alabanzas de los dioses del país de Kemi, porque estoy cansado de los dioses. No para alabar a los faraones, porque estoy cansado de sus actos. Escribo para mí solo. No para halagar a dioses, no para halagar a los reyes, ni por miedo del porvenir ni por esperanza. Porque durante mi vida he sufrido tantas pruebas y pérdidas que el vano temor no puede atormentarme y cansado estoy de la esperanza en la inmortalidad como lo estoy de los dioses y de los reyes. Es, pues, para mí solo para quien escribo, y sobre este punto creo diferenciarme de todos los escritores pasados o futuros.»

Considerada por muchos como uno de los clásicos en cuanto a la novela histórica se refiere, la obra que encumbró a Mika Waltari tiene como protagonista a Sinuhé, un humilde médico que en el ocaso de sus días, solo y desterrado, hará un repaso de lo que fue su vida.

A través de sus aventuras conoceremos no solamente el Antiguo Egipto de Akhenatón, «el favorito de Atón», aprendiendo la importancia de los dioses, el origen divino de los faraones, las diferencias entre ricos y pobres, costumbres gastronómicas, mercantiles, sociales, culturales... sino que en un largo viaje también visitaremos la rica y fértil Siria de la que dependían comercialmente los egipcios, la Babilonia a la que llevaban todos los caminos o Creta y su perpetuo rey Minos que ejercía su hegemonía sobre el mar conformándose así el retrato de una época cubierta de sombras aún hoy en día.

A pesar de su correcta ambientación, no he encontrado en Sinuhé, el egipcio la obra maestra que esperaba. Además de contar con unos insulsos personajes (quitando a Kaptah), posee un odioso estilo literario alejado de los cánones actuales y repleto de frases hechas a través de las cuales el autor pretendería trasladarnos las formas de expresión utilizadas por aquel entonces aunque no por ello han dejado de exasperarme.

Cierto es que estamos hablando de un texto escrito en 1945, con todo lo que ello conlleva (más arduo trabajo de documentación por ejemplo), pero si lo valoramos quitando el hecho de que se trata de una novela precursora en su género, no pasa de ser en mi opinión un entretenido relato de la vida a orillas del Nilo.


Cartel de la pelicula Sinuhé, el egipcio (1954)  

 Mika Waltari (Helsinki, 1908 -1979), es el escritor finlandés más conocido internacionalmente, sobre todo por sus novelas históricas, escritas durante la posguerra de la Segunda Guerra Mundial que se han convertido en verdaderos éxitos de ventas y han sido traducidas a casi todos los idiomas del mundo. De su pluma nacieron La gran ilusión (1928), El tren del hombre solitario (1929), Los gigantes están muertos (1930), Fine van Brooklyn (1938), Nunca un mañana (1943), Sinuhé, el egipcio (1945), Vida del aventurero Mikael Karvajalka (1948), Mikael Hakim (1948), El ángel sombrío (1953), El etrusco (1955), Marco, el romano (1959) y Lauso el cristiano (1984).
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario