La isla de los malditos

«La esperanza a menudo vive tras la puerta a la que no se te ocurre llamar.»

Después de leer las novelas que ha publicado en nuestro país no me queda otra que considerar a Rebecca Gablé como uno de mis autores de cabecera, a la altura de los más grandes del género histórico. Me encanta la manera en que escribe, sumando a una cuidada ambientación la combinación perfecta de personajes reales y ficticios, haciéndoles a éstos últimos protagonistas y partícipes de hechos reales, logrando de esta forma transportarnos a la época en la que transcurre la trama con absoluta facilidad.


En La isla de los malditos nos presenta a un peculiar grupo de personajes que, por sus minusvalias físicas o mentales, han sido recluidos en la inglesa isla de Whitholm, un horrible lugar a donde son enviados todos los marginados por la sociedad. Allí se encuentran entre otros Simon de Clare, un joven que subre ataques epilépticos; Losian llamado así porque sufre pesadillas por un pasado que no recuerda; los alegres siameses Godric y Wulfric; Oswald que tiene síndrome de Down; Luke, un anciano convencido de que una serpiente vive en su vientre; Edmund que cree ser el santo rey Edmund, muerto siglos atrás; y Regy, un asesino en serie que debe permanecer encadenado si los demás pretenden seguir vivos.

Tras conseguir fugarse gracias a un fenómeno natural, las cosas no resultarán sencillas. El camino para recuperar sus anteriores vidas estará plagado de dificultades pues todo parece haber cambiado en demasía desde que abandonaron sus hogares. No en vano, estamos en 1147 y mientras el país anglosajón se sume en la anarquía, desangrado en una guerra civil entre quienes apoyan al rey Stephen (Esteban) y quienes lo hacen a la emperatriz Maud (Matilde), hay quienes han utilizado la contienda para su propio bien.

Maeva | 2012 | 978-84-15532-02-6 | 464 pp.

En su tortuoso peregrinar, el heterodoxo grupo sufrirá desagradables encuentros que someterán a prueba su unión pero también hallará nuevas amistades y recibirá sorprendentes revelaciones que no solo facilitará que encuentren un lugar donde ser tratados como iguales sino que serán en algún caso imprescindibles para el determinar el fin de la guerra y el devenir de Inglaterra.

A medio camino entre la novela histórica y de aventuras, La isla de los malditos es una más que agradable lectura donde la amistad y el amor se mezclan con intrigas y traiciones conformando un minucioso retrato de la Inglaterra del Medievo del que nos dará pena desprendernos al llegar al final. Me ha resultado sobrecogedor descubrir como a las personas con alguna anomalía se les trataba de manera muy diferente a hoy en día donde la concienciación social ha avanzado significativamente. No debo dejar de apuntar que, aunque no es una continuación propiamente dicha, es aconsejable haber leído con anterioridad El segundo reino por situarse la acción en años anteriores a esta novela, siendo el germen de la situación política que abordan estas páginas. 





Rebecca Gablé es el seudónimo de Ingrid Krane-Müschen. Nacida en Wickrath, un pueblo cercano a Colonia, trabajó algún tiempo en la banca para después estudiar historia y literatura, especializándose en literatura inglesa medieval. Inicialmente interesada por el thriller, encontró un estilo a su medida con la novela histórica. 

Además de La isla de los malditos en castellano ha publicado El segundo reino (Maeva, 2004), El traductor del rey (Maeva, 2005) y El rey de la ciudad púrpura (Maeva, 2009).

No hay comentarios:

Publicar un comentario