Noroeste

En el mundo de hoy en día, con la información que necesitemos a golpe de clic, puede resultar inverosímil constatar que hace no demasiado hubo un tiempo en el que existieron zonas remotas que los cartógrafos apenas se atrevían a reflejar en los mapas si no era usando su imaginación. 

El último gran territorio de nuestra geografía por explorar fue el Noroeste americano, un lado del mundo que cobró gran importancia pues debía albergar a su vez el último mito del continente, aquel lugar donde «la tierra y el mar engañaron una y otra vez a los mejores marinos»; la ruta que uniendo Atlántico y Pacífico, Europa con China, revolucionaria el comercio mundial y que ingleses, franceses, rusos y españoles buscaron durante casi cuatrocientos años: el Paso del Noroeste
 
«Si te quedas siempre en la misma orilla nunca verás el agua correr en sentido contrario.»

En torno a este, durante siglos, enigmático paso, el autor construye una obra compuesta por tres tramas que conectan el pasado con el presente. Por un lado tenemos las misivas que el dibujante Nicolas de Vallescá remite al rey Carlos IV en 1817. En el final de sus días y confinado en la cárcel de Tarazona, Vallescá desgrana su vida y las expediciones de las que formo parte en la conquista del Noroeste, desde la Baja California hasta Alaska. 

Espasa | 2013 | 978-84-670-3176-8 | 392 pp.

La novela se nos presenta a través del detective privado Liberto León, quién ha sido contratado por la directora del Archivo de Indias para encontrar las cartas y los dibujos perdidos de Vallescá. Los documentos donde se nos refiere este llamado Caso Magallana, conforman el segundo hilo argumental mientras que el tercero es un repaso que hace, durante su búsqueda, el propio Liberto de los personajes relacionados con aquel confín de la Tierra. 

Mientras los apuntes del Caso Magallana dotan al texto de humor y tensión sexual y representan la parte más desenfadada, las otras dos partes ofrecen al lector un montón de historias de las que apenas había oído hablar. He disfrutado descubriendo al visionario William H. Seward o a la enamorada lady Jane Franklin, la Rusia americana de Alexander Baranov, los forty niners, el rancho que se convirtió en Tijuana, la frontera Palou, las danzas del silencio, el papel de calco...

Noroeste rinde también un merecido homenaje a los pioneros españoles que fueron abandonados a su suerte, víctimas de un imperio español en decadencia, reflejo de lo que pudimos ser y no fuimos, y para el que los territorios del Noroeste pasaron a ser un problema que era mejor olvidar.

«Ningún viento sopla favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige.»

Héctor Oliva Camps (Terrassa, 1970) es periodista, montañero y viajero.

17 Cimas (2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario